jueves, octubre 29, 2015

Fauna Informática 08

OXITOCINAS
o del misterio del chorro de la ducha

No suelo confiar demasiado en las personas que se toman demasiado en serio. Esos templos de la autosolemnidad, tan seguros de estar revelando la verdad última o revolucionando sus campos.
            Son ellos, tal vez, parte de los culpables de alejar a la gente de los teatros, los libros, los museos, los laboratorios y sí, también del humor... Porque se toman demasiado en serio y proyectan su solemnidad a todo lo que les rodea, transformando teatros, libros, museos, laboratorios y humor en cosas aburridas, fijadas; inmutables.
            Será por eso que tampoco creo en el cambio que no sabe bailar, cantar y reírse de sí mismo... Será, añadiendo a lo que escribía algún inglés hace tiempo, que una revolución sin baile y que no se ríe de sí misma, no vale la pena lucharse.
            No, no suelo confiar demasiado en las personas que se toman demasiado en serio... Y esto es, tal vez, parte de la razón por la cual vuelvo al Listo de cuando en cuando.

He hablado ya de él no una, no dos, sino hasta tres veces... Y me parece justo que, en esta cuarta ocasión, se hable de su cuarto libro impreso.
            La oxitocina, nos dice la ciencia, es una hormona fuertemente relacionada a la excitación sexual y a la creación de vínculos afectivos, es decir; una hormona fuertemente relacionada con el placer. El placer de estar con alguien y sí, el placer de reírse de uno mismo.
            Y es que, justamente, el Listo se ríe de todo; de integristas e independentistas, del machismo y del feminismo mal entendido, de conformistas y rebeldes... Sí, el Listo se ríe de todo y de todos, pero sobre todo, el Listos se ríe de Xavier Águeda.
            No se me malinterprete, no sugiero que las tiras del Listo sean una especie de autobiografía vergonzante de su autor, aunque sí me resulta imposible desasociar a éste de su obra.
            A través de estas tiras, publicadas originalmente en su página electrónica y recopiladas primero en “El Álbum Amarillo” y ahora en “Oxitocinas”, Águeda va analizando la España y la Cataluña que le han tocado vivir y desvivir, los personajes que en ellas se mueven y con quienes se va topando... Y sí, también a sí mismo y su relación con ellos y, sobre todo, con ellas.
            Porque parte importante de las tiras recopiladas en este tomo, hablan de relacionarse con parejas potenciales o realizadas; de la manera torpe en que cada uno de nosotros va tanteando el ese terreno extraño que es el otro.

Y, creo que lo he dicho antes, será por eso que regreso al Listo de cuando en cuando; porque leerlo reírse de sí mismo es también, una forma de reírme de mi mismo.
Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home